El saltamontes se va a… saltar montes

El saltamontes se va a… saltar montes

 MAESTRO, ¿QUÉ PUEDE DECIRME ANTES DE MI TRISTE PARTIDA?

 Saltamontes, sabes que te aprecio. Y por eso mismo, tengo que invitarte a salir al mundo. La vida no consiste en estudiar sobre la vida, sino en aplicar conocimientos, acertar, equivocarse, probar lo que teóricamente se ha aprendido.

 Tú has encarnado en esta vida para corregir ciertas cosas de lo que verdaderamente eres: tu alma. Tú has venido a enfrentarte a retos y a desafíos para cada vez parecerte más a la Luz.

 Así que, dado que hemos hablado mucho sobre espiritualidad, mi regalo de despedida es algo muy simple acerca de la espiritualidad, acerca de ser espiritual.

 Mira, cuando estés ahí afuera, encontrarás mucha información sobre espiritualidad porque casi que está de moda, está bien considerado ser “algo espiritual”, está bien visto hacer acciones que se califican de espirituales… También hay quien aún se ríe de la espiritualidad, pero donde hace años a los espirituales se les calificaba de chiflados, ahora se ha levantado la mano y sólo les considera como mucho raritos que no hacen daño a nadie e incluso en algunos círculos te puede sumar puntos el “ser espiritual” o parecer espiritual.

 En tu llegada a la jungla, encontrarás información correcta e información incorrecta. Tropezarás con información incorrecta que aprovecha el principio universal de belleza o el principio de autoridad para parecer que es correcta. Y al contrario, te llegará información correcta que no ha aplicado el principio de belleza o que no ha aplicado el principio de autoridad y parecerá que no es buena.

 He de avisarte que lo habitual que encontrarás será una espiritualidad comercial, una espiritualidad pop. Por eso quiero darte una única frase, una última frase sobre qué es ser espiritual para que puedas discernir con acierto. Si la tienes en cuenta, podrás diferenciar entre lo espiritual y lo no espiritual. La frase es que…

SER ESPIRITUAL ES SER PODEROSO EN EL SENTIDO DE PODER CON LO QUE LA VIDA TE PONE ENFRENTE

 Todo lo que encuentres que te ayude a poder con lo que la vida te pone enfrente, a poder con tus propios escollos, superar tus propios obstáculos, eso te hace más espiritual, porque ahí tienes CRECIMIENTO ESPIRITUAL.

 Así que te aconsejo separar entre 3 conceptos:

  • Las acciones espirituales
  • Las acciones energéticas
  • Las acciones bondadosas

 Las acciones espirituales son todo aquello que hagas en lo que notes cambios, en lo que experimentes crecimiento espiritual en el sentido de que es algo que te cuesta mucho hacer, algo que te supera, un gran obstáculo en tu vida. Y decides afrontarlo en vez de esquivarlo o hacer como que no está ahí. En eso que tanto te cuesta hacer y tal vez desde hace mucho tiempo, ahí tienes crecimiento espiritual. ESO es una acción espiritual. Y el resultado es que al superarlo te sientes mucho mucho mejor y como si fueras una persona renovada. Y esos cambios se mantienen en el tiempo, no son sólo un chispazo momentáneo de felicidad, no son un subidón momentáneo, sino que es algo que se mantiene. Esos cambios ya son tuyos para siempre.

 Las acciones espirituales son cosas del día a día, a veces muy finas o aparentemente insignificantes. Hacer acciones espirituales está al alcance de cualquier persona, incluso al alcance de personas que nunca han oído hablar siquiera de espiritualidad. Muchas personas hacen acciones espirituales sin saber que las están haciendo. Hay tantas acciones espirituales como gotas de agua en el océano, por ejemplo:

  • Pedir perdón a alguien si te cuesta mucho hacerlo
  • Pedirte perdón a ti mismo si te cuesta mucho hacerlo
  • Decir te quiero a alguien que quieres decírselo pero te cuesta mucho hacerlo
  • Decir gracias a una persona que quieres decírselo pero te cuesta mucho hacerlo
  • Abrazar a un ser querido con el que tienes un gran conflicto desde hace tiempo
  • Levantarte más temprano si no lo consigues y sabes que te beneficia
  • Cuidar tu alimentación porque sabes que estás comiendo muy mal
  • Cumplir las promesas que haces a los demás
  • Cumplir las promesas que te haces a ti mismo
  • Dejar de culpabilizar a los demás y asumir tu responsabilidad
  • Admitir tu soberbia y tus corazas y admitir tu desvalorización
  • Dejar de pelear contra el sistema, contra los políticos, contra los illuminatis, etc.
  • O abrir los ojos para dejar la idea de que el sistema y los políticos quieren tu bien
  • Dejar de vivir en los mundos de Yupi y pisar tierra de una vez
  • O dejar de vivir pegado a la tierra y abrirte a lo metafísico que rechazas por miedo o incomprensión
  • Cortar con ciertas relaciones personales por amor a ti mismo
  • Retomar alguna relación personal en la que te equivocaste y no la retomas por orgullo
  • Dejar a tu pareja de una vez
  • Dejar de intentar que sea tu pareja la que te deje y cortar tú la relación
  • Atreverte a decirle algo a ese chico/a que te gusta desde hace tiempo
  • O dejar en paz a ese chico/a que ya te ha dicho que no quiere nada de ti
  • Estudiar lo que siempre has querido estudiar
  • O dejar de sólo estudiar y enfrentarte al mundo real
  • Atreverte a aprender a usar las nuevas tecnologías
  • O empezar a hacer un uso racional de las nuevas tecnologías
  • Dejar tu trabajo de una vez y dejar de ampararte en excusas
  • Atreverte a tener hijos porque lo deseas pero tienes miedos
  • Dedicarte de una vez a eso que te gusta y en lo que sabes que eres bueno
  • Reconocer que crees ser bueno en algo pero en realidad no lo eres
  • Empezar a decir sí cuando quieres decir sí y no cuando quieres decir no
  • Abrir la boca donde siempre has callado y te han menospreciado
  • O callar donde siempre has abierto la boca de mala manera
  • Admitir que desprecias algo porque en realidad es que no lo entiendes
  • Tomar la decisión de dejar una adicción esclavizante (tabaco, azúcares, quejas, hablar mal de los demás, querer ayudar a desconocidos para castigar a los conocidos sin tu ayuda…)
  • Conseguir ir al gimnasio o hacer deporte durante más de 3 semanas
  • Desistir de una vez en tus intentos infructuosos de conseguir algo
  • O poner más fuerza aún en conseguir tus objetivos aunque estés agotado
  • Cambiar de casa de una vez
  • Apreciar lo que tienes de una vez
  • Etc.

 Lo que hay en común en estas acciones espirituales es que suelen ser cosas que pueden parecer poco espirituales para el concepto de espiritualidad que se tiene porque se confunden las acciones espirituales con las acciones energéticas. Pero las acciones espirituales son cosas cercanas, de tu entorno, muy tuyas, MUY NORMALES, incluso parecen muy pequeñas… pero son grandes para ti porque te están siendo muy difíciles de superar.

 Son en realidad GRANDES RETOS, SON DESAFÍOS para ti. Y debes saber que siempre vamos a tener algún tipo de desafío en nuestra vida, porque mientras estemos encarnados vamos a tener disponibles oportunidades de crecimiento espiritual. Y al superar estos retos, te acercas más a la Luz, y eso te trae cambios de verdad en tu vida. Al superar esto, eres poderoso, porque puedes con lo que la vida te pone enfrente.

 Saber si una acción que has decidido hacer ha sido espiritual o no, siento decirte que te lo va a decir el resultado. Si no estás acostumbrado a frenar la vocecita del “ángel malo” e intentar escuchar la del “ángel bueno”, puedes necesitar práctica. Aunque lo cierto es que lo que te dice el ángel bueno suele ser fácil de distinguir porque te recomienda cosas que te incomodan, que te sacan de lo habitual, que te fastidian mucho y, sobre todo, que son especialmente incómodas para el cuerpo físico.

 El resultado de tu acción te confirmará si era una acción espiritual o no. Porque si has notado un subidón de energía por “cantarle las cuarenta” a una persona con la que tenías conflicto, pero luego te has sentido mal… pues ésa no era la acción adecuada. La acción espiritual no te va a dar un subidón para luego venir un bajón, sino que te va a dar una expansión que se mantiene en el tiempo.

 Y como te digo, estas oportunidades de corregirnos las tenemos siempre muy cerca. De hecho, por eso encarnamos en una familia y en una región concreta del mundo, porque es ahí donde nos preparamos los obstáculos a superar que nos van a hacer crecer espiritualmente en los puntos en los que necesitamos crecimiento espiritual.

 Puedes irte de misionero a otro país, puedes venirte aquí al monasterio como has hecho, pero si tu gran corrección, si tu luz oculta esperando ser revelada es hablar con tu padre y pedirle perdón por algo, estás perdiendo el tiempo escurriendo el bulto haciendo misiones con desconocidos y con estancias en monasterios. A ver, estás perdiendo tiempo para crecer tú concretamente. A quienes les ayudes en tus misiones, les vendrá bien… y habría que ver también hasta qué punto les estás ayudando. En fin… Pasamos al otro tipo de acciones.

 Las acciones energéticas son aquello que te puede venir bien hacer para sentirte muy bien y conectado con tu ser en el caso de que lleves una vida verdaderamente espiritual de crecimiento, O TE PUEDE SERVIR para prepararte para hacer acciones espirituales. Es decir, el meditar como hemos hecho aquí en el monasterio, el yoga, las terapias energéticas, los mantras… todo eso puede ser bueno hacerlo si la intención es que sea como un previo a lo que tienes que hacer. Es decir, que esto viene bien para desconectar de las malas frecuencias e ir aumentando los “cojones espirituales” para hacer una acción espiritual como las que antes te he mencionado. Por ejemplo, si lo que alguien tiene que corregir, si su crecimiento espiritual está en decirle a su madre que no va a seguir cuidándola porque quiere hacer su vida y que tienen que encontrar una solución, pues puede prepararse haciendo meditación, yoga, desbloqueos emocionales, etc. para que le sea más fácil esa conversación con su madre.

 Pero si por el contrario, las acciones energéticas las hace creyendo que ése es el fin, y evita hacer la acción espiritual correcta, se puede pasar toda la vida haciendo visitas a la quinta dimensión, pero el conflicto de aquí no lo va a resolver. Y la cantidad tan grande de luz oculta para revelar que tenía esa persona si hablaba con su madre, la desaprovecha. Como ya sabemos que el alma no muere y que reencarnamos, en la próxima encarnación se tendrán más dificultades si has corregido poco o nada de lo que venías a corregir en ésta.     

 Las acciones bondadosas, por último, son aquello que algunas personas hacen a veces para evitar hacer acciones espirituales. Es decir, hay quienes se apuntan a un “bombardeo de bondad” para sentirse buenas personas o para creerse que así van a crecer espiritualmente. Y en su casa o en su familia, o en hábitos personales aparentemente nimios, es donde tienen las oportunidades de oro para el crecimiento espiritual. Y es que en vez de solucionar los conflictos con uno mismo o con la familia o en el hogar, hay quienes se van a dar de comer a los pobres, o en Navidad van a visitar a los ancianos en las residencias, o plantan árboles, o salvan animales que están en la calle, o se manifiestan por una buena causa… Yo he hecho acciones de éstas en mi juventud, saltamontes.

 Estas acciones bondadosas, al igual que las acciones energéticas, pueden venir muy bien y son hasta necesarias. De hecho, es maravilloso la unión y cooperación que se genera y a nivel de la Humanidad es maravilloso porque nos ayudamos unos a otros, ayudamos a los animales y al planeta. Pero si estás evitando hacer tu acción espiritual correcta, pues en esos momentos en que en principio ayudas a todo el mundo, hay una persona muy importante para ti que no está siendo ayudada, sino desviada de lo que debe hacer cuanto antes. Y esa persona eres TÚ.

 Es más, incluso la ayuda bondadosa que se puede prestar a muchas personas no le supone una ayuda en crecimiento espiritual, porque puedes estar haciendo con las otras personas lo mismo que contigo. Puedes estar contribuyendo a que las otras personas no sean poderosas, no puedan con eso que la vida les pone enfrente. Puedes estar reforzando su falta de capacidad.

 Ahora bien, si haces acciones bondadosas porque te resistías a hacerlas y suponen un desafío para ti, curiosamente sí que te servirían como crecimiento espiritual, porque lo haces de forma PROACTIVA y no de forma REACTIVA. Es decir, si te dicen de salir a rescatar gatitos de la calle y te apuntas el primero, eso es una acción bondadosa y buena para los animalitos pero a ti no te va a servir como crecimiento espiritual. Pero si te dicen de salir a rescatar gatos y te supone un desafío porque prefieres ver el Barça-Madrid que llevas meses esperando, y al final vas a ayudar a los animales, eso SÍ que te está sirviendo como crecimiento espiritual. Y es que…

 Lo REACTIVO para ti sería ver el fútbol y pasar de los gatos. Lo PROACTIVO sería pasar del fútbol y ayudar en una buena causa a la que te resistes. Sería dejar de actuar de forma reactiva, de forma automática, para FRENAR tu reacción y ESCUCHAR QUÉ TE DICE “EL ÁNGEL BUENO”, para escuchar qué te dice la Luz.

 Voy más allá, porque incluso si llega un punto en el que ya pasas del fútbol y vas a ayudar a los gatos y eso se convierte en algo habitual en ti, y te gusta, pues sintiéndolo mucho, ahí ya no tendrías más crecimiento espiritual disponible, ahí ya no tendrías más luz oculta para revelar. Porque ya estarías ayudando a los gatos de forma REACTIVA, en automático. Ahora bien…

 … Si hay un compañero de rescate de gatos que no soportas porque te recuerda a tu hermano mayor que te pegaba, entonces ahí sí que tienes crecimiento espiritual disponible, je, je.

 Cuando hay una habitación a oscuras y vas dando manotazos en la pared buscando el interruptor de la luz, una vez lo encuentras y enciendes la luz, ya no puedes encender más la luz, porque está encendida. Sólo tienes más posibilidades si encuentras más habitaciones a oscuras.

_____________________

 Lo ideal, saltamontes, es que personas que SÍ ENFRENTAN su vida espiritualmente, hagan acciones energéticas para estar aún mejor y acciones bondadosas a ser posible en las que ayuden a otras personas a descubrir qué tienen que corregir, ayudar a que les afloren esos “cojones espirituales” para poder con la que la vida les pone enfrente.

 Hay personas así, que usan muy bien las acciones energéticas y bondadosas y no escurren el bulto.

 Cuando Dios creó el mundo, lo hizo todo de la manera más simple posible. Por eso, para poder crecer espiritualmente, aunque lo puso algo difícil, echó mano de simplicidad. Dios no creó directamente las técnicas orientales o las terapias energéticas como única o principal herramienta de avance. Lo que creó fue el detectar eso que te cuesta mucho hacer y creó la repetición de oportunidades en tu vida para tomar una acción distinta.

 En las acciones espirituales es donde está el crecimiento espiritual. Quien se queja de que se porta bien, que hace acciones energéticas y bondadosas y su vida no mejora, sólo debe mirar en qué puntos de su vida tiene LUZ OCULTA ESPERANDO SER REVELADA. Debe encontrar esas habitaciones a oscuras para pulsar el interruptor. Pensar o sentir que uno es buena persona y que eso ya le debe hacer mejorar su vida, no está en sintonía con las REGLAS DEL JUEGO.

 Hasta la vista, saltamontes. Feliz crecimiento!

 Saltamontes? Saltamontes!!!!

 Perdone, perdone maestro, es que me había dormido!!!

 La madre que te parió!

____________________________________________

MIL GRACIAS POR LA INSPIRACIÓN, MAESTRO J. W.

Añadir comentario

¡SUSCRÍBETE A MI BOLETÍN DE NOTICIAS Y RECIBE ESTE LIBRO DE REGALO!

LAS 3 FRASES SECRETAS
"Revisa tu bandeja de spam por si el pdf te llega allí"
Ahora, al suscribirte a mi boletín de noticias, te regalaré el libro de "Las 3 frases secretas" en formato Pdf. 
SUSCRIBIRME
close-link
Abrir chat